viernes, 26 de julio de 2013

La ética de los padres no es la de los hijos

Las circunstancias detractoras que se enmarcan de manera creciente en la comunicación con los hijos son  inentendibles. Los sistemas de educación paterna y materna se encuentran ligados a los efectos retroactivos de sus propios padres en un contexto general que décadas pasadas se basó en el :respeto, trabajo, responsabilidad, respeto al prójimo, etc., sabiendo que estos principios eran lo mejor para sus hijos. Pero, la comunicación globalizada ha deteriorado estos principios y lamentablemente, los medios provocan cortocircuitos en los hijos y, en la medida que pasan de la adolescencia a la juventud alcanzando la mayoría de edad, van perdiendo los fundamentos y enseñanzas éticas de los padres  comenzando a consumir un comportamiento libertino, usando la libertad que le otorga el derecho siempre y cuando, no atente con los individuos del entorno social que frecuentan pero, el impacto lo viven sus progenitores, aquellos que pasando el medio siglo carentes de la autoridad que les ha quitado el sistema y, necesitados del cariño de su descendencia, se ven plagiados por otros modelos. La frase: "dime de donde vienes y te diré quien eres" una frase macabra llena de discriminación y acepción de personas fue marcando su camino. Hoy si un hijo se une a una mejor posición económica a través de sus parientes políticos (novia con plata), que pena aquí, hace mella la frase que está en negrita seguramente aparecerá un protocolo el cual te dirá (hora, tiempo, lugar, fecha, como debes comportarte, vestirte, que tomar, cuanto comer, etc.) por supuesto protocolo inducido por la nueva familia de tus hijos.

Hoy en día en muchas familias los hijos ven lo de afuera mejor que lo que tienen adentro, provocando desenfrenos, culpabilidades, reproches, etc. y, lamentablemente ven el árbol y no el bosque, seguramente en la medida que vallan pasando los años comenzaran a reconocer los valores que los padres les inculcaron pero queridos hijos, el problema radica en que quizás sea demasiado tarde para pedir perdón y llevarles cariño. El siguiente texto es un mandato a seguir , mandato que las leyes y la psicología desautorizaron la autoridad de los padres y aun peor de los maestros. Jóvenes el mandamiento que transcribo tiene una promesa que se cumple si lo adoptan.  

DIOS en su inmensa sabiduría manda que: 
Ex. 20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Recuerdo un famoso locutor cuyo nombre es Mariano Ihudica conmemorando el día del padre exhortó a todos los hijos: Llévenle ahora todo lo que puedan, cariño, perdón, alegría, amor,  por que cuando le lleves flores, la fría lápida de mármol no te va a responder ni te va abrazar.